miércoles, 2 de diciembre de 2015

Nazis e inquisidores en la Argentina del siglo XXI

Pampillon. Su ideología coincide con la de personajes como Biondini, Seineldín y el obispo Baseotto

El 14 de febrero pasado, una horda de cabezas rapadas marplatenses destrozó el bar “Nevermind” frecuentado por la comunidad gay. Su dueño, Javier Moreno, un activista de la Asociación Marplatense de Derechos de la Igualdad, ya había recibido amenazas de parte del grupo Bandera Negra, una agrupación de ideas nacionalistas y católicas extremas. Su jefe es Alan Olea, yerno de Carlos Pampillón, el líder ultraderechista de la ciudad. En realidad, Olea y Pampillón están enfrentados desde que el primero sedujo a la hija de su líder sin su permiso y ocasionó un cisma en la Fonapa (Foro Nacionalista Patriótico) en el que militaban juntos. Pampillón y Olea son célebres en Mar del Plata. En septiembre de 2011, los hombres del Fonapa –autodenominados “los Giachinos”– quemaron la fachada del Centro de Residentes Bolivianos en Mar del Plata para protestar por un presunto incidente fronterizo con Bolivia. Un mes después, arruinaron el monumento que recuerda la existencia de un centro clandestino de detención en la Base Naval de Mar del Plata. En octubre de 2013, montaron un acto frente a la Iglesia de San Ignacio en el centro porteño, que días atrás había sido profanada por un grupo de estudiantes del Colegio Nacional de Buenos Aires. Pampillón y un grupo de personas fornidas y de pelo cortado al ras, advirtieron por megáfono a los alumnos que no tolerarían una nueva herejía contra el templo. En octubre de 2014 entraron a los golpes en el Concejo Deliberante marplatense para protestar porque ese cuerpo decidió quitar el nombre de Pedro Edgardo Giachino –el primer soldado muerto en la toma de Malvinas el 2 de abril de 1982– por considerar que existían datos para involucrarlo como parte de los grupos de tareas del Proceso. En lugar de conseguir que Giachino recuperara su calle, Pampillón logró ser declarado persona no grata en el municipio. El 15 de octubre de 2015, volvieron a protagonizar incidentes dentro de la Catedral de Mar del Plata, cuando un grupo de participantes del 30° Encuentro Nacional de la Mujer que sesionaba cerca de allí, intentó entrar en la iglesia. Días antes, destrozaron a golpes a dos militantes antifascistas con caños plásticos rellenos con cemento. El motivo fue haberlos encontrado en las inmediaciones de Plaza España, en donde los jóvenes de Bandera Negra se juntan a hacer proselitismo. Hasta aquí, Fonapa y Bandera Negra aparentan ser uno más entre las decenas de grupos del nacionalismo católico que pueblan el Conurbano político argentino. Las legiones de Cristo. Fonapa y Bandera Negra comparten su discurso y actividades con grupos similares en otras localidades. Tienen por guía las ideas integristas de Mohamed Alí Seineldín, identificación que los llevó a ser parte de las actividades del grupo Casa Patria y el partido Bandera Vecinal de Alejandro Biondini. Pampillón fue orador en varios actos del “Führer” argentino y participó con su gente en acciones de “defensa” de la Catedral porteña en ocasiones en que grupos anticlericales intentaron ingresar al templo con fines de agitación. A través de la militancia en la derecha católica, los miembros del Fonapa coincidieron con las acciones de los mellizos porteños Jorge y Marcelo Gristelli, líderes de la Agrupación Custodia. Los seguidores de los Gristelli irrumpieron en la muestra de León Ferrari en diciembre de 2004 para destrozar las instalaciones. Tras destruir diez piezas que aludían al catolicismo, fueron detenidos y luego liberados tras la intervención del abogado Mario Soaje Pintos, el mismo que representó al nazi Walther Kutschmann y a Facundo Mazzini, condenado en 2003 por agredir con frases racistas a una ciudadana de origen negro. Antes de eso, los Custodia fueron guardaespaldas de Miguel Etchecolatz cuando el represor presentó su obra en la Feria del Libro en 1998 y regresaron al ruedo para oponerse a la designación de la jueza Carmen Argibay –de reconocida posición pro aborto y atea– como miembro de la Corte Suprema de Justicia. Los hombres de Gristelli, se foguearon en la violencia en repetidos enfrentamientos con los integrantes de H.i.jo.s. Custodia también arremetió contra “Woman on Waves”, una ONG europea que promueve la descriminalización del aborto. Los soldados de los Gristelli invadieron el Centro Cultural General San Martín donde las feministas dictaban una conferencia. Algunos entraron vestidos con sotanas al grito de “¡Viva Cristo rey!”. Esta vez el acto de repudio incluyó además a un grupo mucho más numeroso vinculado al Instituto Verbo Encarnado (IVE) que también venían de ser parte del ataque contra la exposición de Ferrari. El IVE fue fundado en 1984 por el sacerdote lefebvrista Carlos Buela y el ex líder de la agrupación nazi Tacuara, Alberto Ezcurra. Con el auspicio del obispo mendocino León Kurk, Buela y Ezcurra crearon un centro de adoctrinamiento que en la actualidad cuenta con miles de integrantes y sedes en por lo menos veinte países. Tanto es su poder, que en 2001 la Conferencia Episcopal Argentina le negó el permiso para ordenar 49 nuevos sacerdotes, para oponerse al fundamentalismo que impregnaba sus claustros. Por orden del papa Juan Pablo II, el IVE recibió un permiso especial que le autorizó a egresar curas y a mudar su sede a Roma, lejos de los sectores más progresistas del clero local. El IVE publica numerosos folletos y páginas de internet en las que prima la idea que el catolicismo está en riesgo y que se trata del último bastión para defender al mundo del materialismo que lo llevará al apocalipsis. Una de sus denuncias preferidas se construye en torno a un supuesto complot maltusiano pergeñado por poderosos nombres como Rockefeller, Kissinger y otros que, casualmente, siempre resultan ser en su mayoría judíos. La otra fuente de adoctrinamiento son los grupos de la Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino (Fasta). El Fasta tiene centros de formación y universidades en varias ciudades argentinas y sudamericanos. Fue creado en 1962 por el cura Aníbal Fosbery, quien fue amigo cercano del general Domingo Bussi y del criminal nazi Erich Priebke. Más acá en el tiempo, respaldó al obispo castrense Antonio Baseotto, cuando éste le recomendó al ministro de salud kirchnerista Ginés González García que se arrojara al río con una piedra en el cuello para expresarle su desprecio por las políticas oficiales de educación sexual. Fosbery hizo del Fasta una poderosa herramienta de formación de cuadros. Dentro de la organización, existen las denominadas “milicias juveniles” que funcionan como una especie de boy scouts, pero con un tinte integrista católico. Las milicias se reúnen en “retiros” en donde se mezcla la teología, la enseñanza de la disciplina cerrada y llamados a la defensa del catolicismo. En la sede de Fasta de Mar del Plata recalaron varios ex integrantes de la Concentración Nacional Universitaria, aquella que fuera la pata local de la Triple A y que tuvo como líder a Eduardo Piantoni, otro ex Tacuara. Que algunos de los miembros más crecidos de las milicias del Fasta –las “cohortes”– hayan protagonizado varios de los incidentes en Buenos Aires y Mar del Plata, no obedece entonces a la casualidad. El regreso de los ultra. La línea histórica que une a los grupos violentos más recientes se remonta entonces a Tacuara y los violentos jóvenes filonazis y católicos de los años 60. Cuando esa agrupación dejó de existir, gran parte de sus miembros se sumaron a los grupos parapoliciales de la derecha peronista enrolados luego en la Triple A. El resto, buscó seguir sus ideas furiosas en la izquierda, aunque sin perder necesariamente su discurso nacionalista y católico. Luego, los tacuaristas más violentos de derecha, pasaron con absoluta naturalidad a los grupos de tareas del Proceso. Y con ellos, avanzaron los sacerdotes como Christian Von Wernich, regalando indulgencia ante las atrocidades. Y funcionó de este modo porque el nacionalismo católico unía a civiles, curas y militares con una efectividad tan grande como el anticomunismo y el odio a la modernidad que reflejaban en sus reuniones políticas y sermones. Que los sacerdotes que profesaban esa misma clase de ideas violentas crearan luego el Fasta y el IVE y que los principios doctrinarios de esos institutos sean compartidos por Biondini, Pampillón, Olea y los hermanos Gristelli indica hacia dónde condujo el discurso radicalizado. Los informes anuales sobre antisemitismo en Argentina que realiza la DAIA, los reportes del Inadi y un repaso de los archivos periodísticos revelan que existen grupos similares a Fonapa y Bandera Argentina en varias de las grandes ciudades del país. Por eso, los ataques en Mar del Plata son parte de un fenómeno más alarmante. En perspectiva, las agresiones en la costa bonaerense son un eslabón más de un rosario de violencia, que tiene su raíz en la recuperación de viejas ideas que justifican la defensa violenta de sus valores patrióticos religiosos, a los que consideran en riesgo. La derecha nacionalista y católica más violenta está de regreso. Ese resurgimiento pasó desapercibido, excepto para algunos que ya sufrieron en carne propia lo que sucede cuando los fanáticos deciden pasar a la acción.

Fuente: Ignacio Montes de Oca para Perfil

martes, 1 de diciembre de 2015

El universo es cada vez más intrigante, más misterioso y fascinante

¿Qué nos resta saber del Cosmos? ¿Conocemos bien la materia y la energía oscura?

El Hubble nos enseñó que la ignorancia que tenemos es astronómica. Solo sabemos lo que es: el 5% de lo que existe. Sabemos de la existencia de la materia oscura (una “cosa” que no se ve y que no interactúa con nada, ni siquiera consigo misma) por sus efectos en la materia visible: distorsiones en la distribución del gas en cúmulos de galaxias o efectos gravitacionales. La energía oscura es mas misteriosa todavía. Nuevamente se puede ver lo que causa (la aceleración del universo: la expansión del espacio-tiempo), pero no se tiene la menor idea de lo que es, de dónde viene, si tiene el mismo valor en todos lados y en todos los tiempos y qué la produce. No tenemos idea de lo que se va a descubrir con las nuevas ventanas que abrimos para ver este universo maravilloso en el que vivimos. 

Fuente: Daniel Golombek Licenciado en Física (UBA) entrevistado por Claudio Martyniuk para Clarín

lunes, 30 de noviembre de 2015

Cómo son los "solosexuales", los jóvenes que prefieren internet antes que sexo


Internet es definitivamente uno de los inventos más importantes en la historia de la humanidad. Con solo unos clicks podemos caminar por las calles de París, comprar un par de zapatillas que enviarán por correo a nuestra casa y buscar todo tipo de información. Pero la "red de redes", con un poco de ayuda de la apertura sexual, logró unir a varias personas que comparten intereses peculiares, como los solosexuales. ¿De qué se trata esta nueva tendencia? La solosexualidad es un estilo de vida en el que se evita estar en pareja con otra persona y la satisfacción corre enteramente por cuenta propia, salteándose, lo que sus practicantes llaman, las "desventajas de estar en una relación": no poder hacer lo que a uno le plazca, discusiones y peleas, salidas costosas, etc. "No me tengo que justificar las cosas a mí mismo", relató, resaltando las ventajas de evitar una relación, el youtuber FortNikitaBullion, asegurando que hace unos 5 años practica la solosexualidad. El joven explica que todo empezó cuando terminó con su novia. Él tenía una exhibición de monedas a la que quería llevar a una pareja, pero al no encontrar ninguna decidió ir solo y, para su sorpresa, notó que había pasado un muy buen momento, según relata. Es importante aclarar que la solosexualidad no es solamente una cosa de hombres, hay mujeres que practican este estilo de vida. El sitio Broadly, habló con Genevieve, una escritora de 24 años que asegura nunca haber tenido relaciones sexuales con otra persona y preferir autosatisfacerse, sin sentir verguenza por ello. "La idea de tener sexo con otra persona, incluso estar desnuda enfrente de otro, es algo que no me atrae y nunca lo hizo", afirmó. A pesar de lo que siente esta escritora, hoy en día es moneda corriente que los solosexuales utilicen internet para conectarse. "Me gusta como la tecnología hizo más fácil encontrar una comunidad de gente,como uno, que puede reconocer tu identidad sexual, tengas la identidad que tengas", opinó Genevieve. Según los expertos, muchas personas eligen la solosexualidad por factores como la obesidad, la ansiedad social y la depresión, entre otros, que hacen que un hombre evite tener una relación. Además, los jóvenes sienten que la libertad económica está fuera de su alcance, y saben que necesitan plata para encarar una relación.

Otras tendencias

Los "millennials", gente joven que comprende una franja etaria de hasta 35 años aproximadamente, se oponen a las etiquetas tradicionales, y han popularizado otros tipos de sexualidad. Por ejemplo, están los sapiosexuales, aquellos que ven a la inteligencia de otro como el atractivo sexual más importante de todos, especialmente por sobre lo físico. También están los demisexuales, que carecen de sentir atracción sexual hacia otras personas, salvo que logren un profundo lazo emocional o romántico con una persona específica. La cantante estadounidense Miley Cyrus, por ejemplo, se declaró en agosto como pansexual, es decir que se siente atraída sentimental, estética, romántica o sexualmente por cualquier clase de personas, sin importar su género u orientación. Otro estilo de vida es el que practican algunas personas, llamado "poliamor". Levemente similar a los "swingers", esta gente intenta tener más de una relación amorosa, sexual y duradera simultáneamente con varias personas, con pleno consentimiento de todas las partes, algo como lo que mostró Woody Allen en su película Vicky Cristina Barcelona.

Fuente: Infobae

domingo, 29 de noviembre de 2015

Erotismo y miseria mercantilizada


“En el comportamiento hacia la mujer, botín y esclava de la voluptuosidad común, se manifiesta la infinita degradación en que el hombre existe para sí mismo… Del carácter de esta relación se desprende en qué medida el hombre ha llegado a ser y se concibe como ser genérico, como ser humano: la relación entre hombre y mujer es la más natural de las relaciones entre uno y otro ser humano”. (Marx)

Todas las formas de la humillación humana están vigentes bajo el capitalismo, especialmente aquellas que han convertido en mercancía los cuerpos femeninos (aunque no exclusivamente) y aquellas que la ideología dominante convirtió en formas del “placer” basadas en alquilar personas para exhibirse, parcial o totalmente, desnudas. Esto, desde luego, es un problema moral y ético para las sociedades actuales porque es principalmente un problema económico y político. Se ha dejado crecer una industria de la humillación que transita zonas de clandestinidad relativa bajo el tapete de la doble moral burguesa que todo lo esconde y todo se lo perdona. Sólo si es “placentero” y si es negocio. Que para ellos es lo mismo. El colmo es usar a “los pobres”, (es decir a los empobrecidos) que el capitalismo fabrica, para auto-complacer las exigencias de una moralidad enferma de esclavitud y de aberraciones. La ya paupérrima educación sexual que la moral burguesa genera, admite en sus entrañas mercantiles el uso de los cuerpos femeninos como territorio liberado para la exposición impúdica del sometimiento y la enajenación a cambio de unos pesos. Para esos fines son capaces de correr los velos de la invisibilidad de clase y mostrar reales o falsificadas, las imágenes de personas que no sólo muestran su desnudez sin que muestran algunas de las heridas más terribles de la lucha de clases. No les haremos aquí publicidad. Alguien puso en de moda -la web- el erotismo de la miseria. Pagan por fotos de mujeres que se desnudan en los escenarios más obvios del empobrecimiento para humillar más a las mujeres su condición de mercancías para la masturbación. En este género pornográfico que circula impunemente por Internet los escenarios para el cuerpo desnudo tienen una carga ideológica terrible cuyo poder devastador radica en confirmar cuánto placer le produce a la mentalidad burguesa masturbarse con el despojo. Aunque lo consuman, incluso, los menos burgueses. Es violencia de género convertida en “deleites” utilitarios. Es humillación convertida en mercancía de morbo cargada con moralejas de consumo en donde todo entra, todo se vende, todo encuentra una manera de ser usado y todo se rinde al poder del dinero. Es el “glamour” de una violencia de clase convertida en cuadros para una masturbación que entre otras cosas anula las culpas burguesas. Es la barbarie icónica puesta en circulación por un negocio que tiene ganancias no sólo en lo “financiero” y no sólo en lo ideológico. Es, en suma, el capitalismo descomponiéndose en el uso de los cuerpos como representación de la putrefacción de mercado. En todas las modalidades burguesas que ha tenido el tratamiento “plástico” de los cuerpos humanos, está presente también un dispositivo ético-estético que recorrió la obviedad o la sublimación a granel a lomos de lo “explícito” y de lo “obsceno”. Hoy la corriente de la mercancía pornográfica, que exige como escenario los escenarios cotidianos de la vida empobrecida, toca un límite que desnuda íntegramente la estética explicita de una burguesía cada día más alevosa y perversa. No habrá emancipación completa si no nos emancipamos, también, del estercolero estético a que la burguesía nos ha arrojado como solución de entretenimiento para las masas empobrecidas en lo material tanto como en lo espiritual. Es un estercolero del que suele no percibirse el vaho porque nos han convencido -mediáticamente- de que es perfume de pueblo ignorante, holgazán y adicto a lo mediocre. Como en todos lo objetivos de la guerra ideológica, financiada por la burguesía, el plan no es sólo oprimirnos y deprimirnos sino obligarnos a que estemos agradecidos y ahora excitados. Obligarnos a que aplaudamos a rabiar y les compremos todas sus mercancías envenenadas, convencidos de que siempre han tenido la razón y de que debemos capitular ante ellos convencidos que son el mejor “modelo” y “guía” para nuestras vidas. Uno no puede recurrir a los bastiones de la moral burguesa para defenderse de su basura mercantil. Por ese camino no hay salidas. Eso explica por qué toda revolución ha de serlo también en su ética y en su moral de lucha que, apoyadas en la crítica de las relaciones de producción capitalistas, sepa ofrecer a la humanidad los valores transformadores que serán guías y programa de las nuevas conductas sociales, incluidas las conductas sexuales. Eso atañe a la búsqueda colectiva de la felicidad y eso atañe a la salud mental que ha de garantizar fortaleza de principios y de fines. Sin amos, sin clases sociales y sin humillaciones burguesas. Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Fuente: Rebelión

sábado, 28 de noviembre de 2015

“A mí no me grita nadie”, dijo el peón y mató al patrón de un escopetazo


“El único que me ha gritado ha sido mi padre y se murió hace 50 años. Yo soy una persona mayor y a mí no me grita nadie. Le voy a pegar un tiro ”. La amenaza del puestero Alberto Bonifacio Martínez, de 72 años, la escuchó sólo uno de los cinco transportistas que habían ido al campo a buscar la hacienda. Enseguida, el peón caminó 50 metros hasta su casa: tomó una escopeta doble caño –calibre 28– y volvió a la manga, donde estaban cargando el ganado de la firma de Marcos Jorge Pizarro Costa Paz (38), su patrón. “Martínez, ¡vamos!”, intentó apaciguar la víctima, integrante de una tradicional familia de Buenos Aires que posee más de mil hectáreas de campo en Ayacucho. Pero ni bien lanzó esas palabras recibió como respuesta un disparo de perdigones en el cuello. La tragedia se desencadenó el miércoles a las cuatro de la tarde en el establecimiento rural “El Micheo”, ubicado en el partido de Gonzales Chaves (sudeste bonaerense), cerca de Tres Arroyos. Al momento del hecho había siete testigos, que ya declararon ante el fiscal Gabriel Lopazzo. Aquella tarde, Pizarro Costa Paz –quien vivía en Capital Federal– había ido a buscar la hacienda con cinco camiones, porque el contrato de arrendamiento del campo se vencía al día siguiente. Había trabajado tres años en el lugar. Pero las cosas no fueron simples. El peón Martínez, que vivía solo en el mismo puesto desde hacía 30 años –su esposa tiene una casa en la vecina localidad de San Cayetano– discutió fuerte con Pizarro Costa Paz. Ya lo habían hecho en otras oportunidades, según los testimonios recogidos en la Fiscalía. Los camioneros escucharon la pelea a los gritos y también vieron los ademanes de ambos, pero no supieron precisar con exactitud lo que se dijeron ni cómo empezó la discusión. El puestero sólo alcanzó a comentarle a uno de ellos que estaba “cansado” de que la víctima lo tratara de manera “despectiva”. Martínez, después de disparar, no dijo ni una palabra. Se dio vuelta y caminó hasta su casa. Allí dejó la escopeta arriba de una mesa y esperó a que llegara la Policía, ante la que se entregó sin resistirse. El detenido fue trasladado a la comisaría primera de Tres Arroyos y el jueves fue llevado a la UFI N° 6, en Hipólito Yrigoyen 175. Sin embargo, allí se negó a declarar, aunque quedó acusado formalmente de “homicidio ”, un delito que se castiga con una pena de 8 a 25 años de prisión. Fuentes de la investigación dijeron a Clarín que se trata de un hombre “primitivo, que no sabe leer ni escribir”. El asesinato causó una gran conmoción en la zona, porque lo consideraban “un tipo tranquilo” y porque nunca había tenido antecedentes violentos. Pizarro Costa Paz murió cuando lo trasladaba una ambulancia a un centro de salud de Juan E. Barra, un pueblo de apenas 250 habitantes. Ya había perdido mucha sangre. Tenía tres hijos y esperaba otro. Su mujer, Josefina, está embarazada de casi nueve meses y a fin de enero está previsto que nazca su cuarto varón. El hombre tenía un negocio familiar vinculado a la actividad agrícola–ganadera. Hace unos años con su familia habían vendido un campo en Azul y comprado otro en Ayacucho, aunque trabajaban también en otras zonas de la provincia de Buenos Aires. Según fuentes del caso, el consignatario de hacienda estaba en una sólida posición económica producto de esta actividad. Sus restos fueron sepultados ayer en el Cementerio de la Recoleta, después de una misa realizada pasado el mediodía en la Basílica de Nuestra Señora del Pilar. Su familia y allegados seguían sin comprender el inesperado desenlace.

Fuente: Clarín.com

viernes, 27 de noviembre de 2015

No pagan más la luz! Primer barrio con energías renovables de Argentina


San Luis se convirtió este viernes a la tarde en la primera ciudad del país que cuenta con un barrio bioclimático. Son 33 viviendas que gracias a sus paneles solares podrán generar energía renovable a partir del sol, y agua caliente para el uso sanitario, permitiendo lograr importantes ahorros en los costos de energía, hasta en un 30 por ciento. Las viviendas, que fueron construidas en la esquina de avenida Fuerza Aérea y Granaderos Puntanos, por medio por medio de un convenio alcanzado entre el Gobierno de la provincia y el Sindicato Judiciales Puntanos (SIJUPU), beneficiarán a 33 familias. Debido a los paneles solares, los hogares fueron ubicados de norte a sur. La bioclimatología es la ciencia que trata de poner de manifiesto la relación existente entre los seres vivos y el clima. Para ello, esta ciencia elabora parámetros, índices y modelos que demuestran esta relación y que permiten descubrir la historia de la vida en el planeta, hacer modelos predictivos, averiguar la vegetación potencial del territorio o mejorar las técnicas agrícolas.

Fuente: Informe Contrucción.Com

jueves, 26 de noviembre de 2015

Rusia prohibió los alimentos transgénicos


El Gobierno ruso tomó la decisión de prohibir la fabricación de productos con organismos genéticamente modificados (OGM). “Tomamos la decisión de renunciar a los OGM en la fabricación de alimentos”, dijo el vice primer ministro de Rusia, Arkadi Dvorkóvich. El Servicio Federal de Protección de los Derechos del Consumidor llevaba tiempo estudiando la posibilidad de vetar los transgénicos en el país. Según las encuestas, la mayoría de los rusos está a favor de esta medida.

Fuente: Libre Red