sábado, 14 de julio de 2018

Preservativos para botellas de vino, un negocio redondo

Comenzó como una broma, pronto fue tomando vuelo y finalmente se convirtió en un emprendimiento millonario. Laura Bartlett y su hijo Mitch Strahan crearon los “preservativos para vino”. Pero no se tratan de los típicos productos que pueden comprarse en una farmacia sino más bien de un soporte para poder trasladar una botella sin tapa y que no se desparrame. El negocio dio un vuelco luego de volverse viral tras un programa de televisión.
Una noche de 2012, Bartlett volvió a su hogar con una botella de vino a medio terminar. Para evitar cualquier tipo de incidente, envolvió el cuello con una bolsa de plástico y lo aseguró con bandas elásticas. “Parece un preservativo”, le dijo riendo Strahan a su madre cuando vio el life hack que había creado. “Fue divertido hasta que un día, varios meses después, él me dijo que quería hacerlo de verdad”, relató la emprendedora, en diálogo con CNBC.
Sin experiencia previa en comenzar un negocio desde cero –Bartlett trabajaba en un banco y Strahan era moza–, lo primero que hicieron fue iniciar una campaña de crowdfunding en Kickstarter con la cual llegaron a juntar US$ 10.000. En 2017, Wine Condoms vendió más de US$ 500.000 en sus productos, con Amazon como principal punto de venta, y esperan este año superar los US$ 750.000. Cada pack de seis condones reutilizables tiene un valor de US$ 15 a través del sitio de la empresa.
“No podíamos producirlos en una fábrica de preservativos porque el verdadero packaging de los preservativos se realiza en la línea de ensamble, lo que no permite customizar los productos”, señaló Strahan. Entonces le encargaron a una productora de guantes que creara los moldes necesarios para poder utilizarlos en una botella de vino y a una compañía que realiza muestras de pastillas para que fabricara un packaging similar al de un preservativo.
En su primer año, el emprendimiento dio pérdidas. Pero aparecer en The Today Show en NBC y en el sitio británico LADbible generó una ola de ventas gracias a la viralización del producto. “No esperen que nadie les dé los planos (de cómo tener éxito). Nosotros pagamos mucho tiempo y dinero buscando estos planos y ahora estamos donde estamos porque no nos rendimos”, expresó Bartlett. Hoy, Wine Condoms cuenta con un depósito de 280 metros cuadrados en Dallas y superó el US$ 1 millón en ventas.
Fuentes: Revista Apertura

jueves, 12 de julio de 2018

Mercado Libre deberá pagar $30 mil por una venta incumplida de 100 triples de miga

Mercado Libre debe indemnizar a un cliente que fue estafado por un vendedor de su plataforma. La Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires dictaminó que la empresa de Marcos Galperín deberá pagar $30.000, argumentando que el sitio de eCommerce es un intermediario en la cadena comercial y es alcanzado por la Ley de Defensa al Consumidor.
El 19 de marzo de 2014, Esther Pochak festejaba su cumpleaños y había decidido encargar 100 sándwiches de miga a través de Mercado Libre a la empresa Catering Lila. Realizó el pago de $250 con su tarjeta de crédito y acordó recibir la comida entre las 11 y las 14 pero nunca llegó. Al realizar un reclamo ante la empresa de Galperín, a Pochak le devolvieron parcialmente el importe, pero se negaron a darle información sobre el vendedor para exigirle el cumplimiento. Debido a esto, se acercó a Defensa al Consumidor para presentar su denuncia.
El organismo sancionó a Mercado Libre por infringir el artículo cuatro de la Ley 24.240 de Protección y Defensa a los Consumidores (LDC) por no haberle brindado a Pochak “información cierta, clara y detallada sobre el vendedor que no le entregó el producto”. Ante esto, la empresa apeló y el caso llegó a la Cámara de Apelaciones que recién en junio confirmó el falló y le ordenó pagar los $30.000.
Esto no solo hizo que la plataforma indemnice a uno de sus clientes, sino que los argumentos presentados podrían complicar a Mercado Libre en futuros casos. Según explican, la empresa “interviene desde el momento en que, creando apariencia, logra atraer para sí la confianza de sus clientes”. Esta confianza, detallan, “constituye la fuente primaria de sus obligaciones y también lo es de sus ganancias”, concluyendo que “sea cual sea el argumento que se tome, no es discutible que Mercado Libre es un intermediario que integra una cadena comercial”, encontrándose así alcanzado por la LDC.
Según la información que el organismo regulador le facilitó al diario Tiempo Argentinoen 2017 se registraron 271 denuncias contra Mercado Libre y en 103 casos se llegó a un acuerdo en las audiencias de conciliación. Mientras que en lo que va del 2018, ya hubo 156 y en 71 de ellas llegaron a un acuerdo. Más de una denuncia por día hábil en los últimos 18 meses.

Fuente: Infotechnology

miércoles, 11 de julio de 2018

Para The Whashington Post, en diciembre de 2016, EE.UU. podía convertirse en la Argentina

Al igual que Estados Unidos, fue uno de los 10 países más ricos del mundo a finales del siglo pasado. Y también como Estados Unidos, eso lo convirtió en un imán del Nuevo Mundo para los inmigrantes del Viejo Mundo. Pero a diferencia de los EE. UU., Eso fue tan bueno como siempre.No hubo Sueño Argentino. Solo una pesadilla casi interminable de retroceder gradualmente o quedarse atrás repentinamente. Todo lo cual fue autoinfligido.
Su problema fundamental era cuán desigual era. Cerca de 300 familias controlaban la mayor parte de la tierra, la economía y el gobierno. Todos los demás eran solo un engranaje en su máquina exportadora de carne y granos. O, como lo ha dicho Alan Beattie del Financial Times, Argentina es "lo que Estados Unidos podría haber parecido" como "si el Sur hubiera ganado la Guerra Civil y hubiera dominado el Norte". Lo que quiere decir que era una aristocracia semifeudal dependiente de un suministro constante de mano de obra barata.
Si esto parece una buena forma de comenzar una guerra de clases, es porque así fue. Hasta hace poco, Argentina había pasado la mayor parte de los últimos 100 años alternando entre populistas de izquierda que prometían compartir la riqueza del país y dictaduras militares de derecha que intentaban evitar que eso sucediera. Y, por supuesto, con las apuestas tan altas, ninguna de las partes estaba dispuesta a seguir las reglas. Los peronistas intentaron inclinar las elecciones a su favor al encerrar a los líderes de la oposición, cerrando sus periódicos y deshaciéndose de sindicatos que no eran leales al régimen. El ejército, mientras tanto, no se molestó con ningún tipo de pretensión democrática. Lanzó un golpe tras otro después del golpe de Estado, prohibió el Partido Peronista y, en la década de 1970, "desapareció" a decenas de miles de activistas y personas comunes también.
Argentina es un recordatorio de una de las advertencias olvidadas en la historia. La lucha de clases, dijo Marx, terminaría "en una reconstitución revolucionaria de la sociedad en general" o "en la ruina común de las clases contendientes". Es posible que deseemos poner un poco más de énfasis en esa segunda parte.
Sin embargo, Argentina no solo ha sido lastimada por las personas que luchan por el poder. También ha sido lastimado por lo que la gente ha hecho en el poder. Los gobiernos de derechas no tenían interés en educar a los trabajadores o invertir en algo más que las exportaciones de los terratenientes. Y los gobiernos de izquierda simplemente nacionalizaron industrias, protegieron a otros con aranceles e hicieron promesas que solo podían pagar imprimiendo dinero. El resultado fue un siglo de inflación y estancamiento.Como señala The Economist , Argentina pasó de tener un ingreso per cápita que era el 92 por ciento de 16 de los países más ricos en 1914 a solo el 43 por ciento en la actualidad. La ironía, por supuesto, es que incluso cuando Argentina abrió su economía y trató de curar su inflación congénita en la década de 1990, la forma en que lo hizo -aplicando el peso al dólar uno a uno- la hizo incapaz de responder para igualar el choque más pequeño. Entonces, cuando llegó uno, Argentina terminó en su propia Gran Depresión privada.
El punto es que nada es inevitable. El arco del universo político es largo, y no tiene que inclinarse hacia el progreso, la justicia o cualquier otra cosa buena. Puede apuntar hacia atrás si es allí donde lo apuntamos. Y podríamos. Al igual que Argentina, tenemos altos niveles de desigualdad. Y también como Argentina, tenemos una polarización política bastante extrema. Pero lo que realmente nos puede hacer como Argentina es si tenemos políticos que se burlan de la experiencia, que piensan que la política es algo que encaja en 140 personajes, y que insinúan que las elecciones son algo que debes respetar solo si ganas.
Estados Unidos, en otras palabras, aún podría ser Argentina.
Fuente: Matt O' Brien para The Washington Post

martes, 10 de julio de 2018

Según The Economist el peso argentino es la moneda con el peor rendimiento del mundo

La escalada cambiaria que se vivió en los últimos meses en el país está "lejos de terminar", afirma el semanario inglés The Economist. 

Su conclusión se sostiene en que por los déficits fiscal y de cuenta corriente, el peso perdió más de un tercio de su valor en lo que va de 2018, siendo la moneda con el peor rendimiento del mundo. Además, prevé que una recesión "parece inevitable".
Otro aspecto que incide en todo ello, según la publicación británica, es que el Banco Central subió la tasa de interés al 40% para apuntalar al peso y que "cuando eso fracasó, el presidente Mauricio Macri aseguró una línea de crédito de 50.000 millones de dólares del FMI".
Por eso, el crédito del FMI significa que "la mayoría de los requisitos de financiamiento externo de Argentina están cubiertos hasta 2020. Pero está vinculado a medidas de austeridad, que incluyen recortar el déficit presupuestario, que alcanzó el 3,9% en 2017, al 1,3% del PBI el año próximo y a cero en 2020. Se supone que los ahorros provienen de posponer proyectos de infraestructura, recortar subsidios y transferencias a las provincias y reducir la nómina de pagos federal", finaliza The Economist.
Al respecto, la consultora Economía & Regiones, dirigida por el economista Diego Giacomini, también indicó días atrás que "la corrida cambiaria no está dominada; ergo no se puede asegurar que es cosa del pasado y ya se terminó".
Y agregó que "tampoco se puede decir que la economía ya ha tocado su piso y lo peor ´ya pasó´. Por el contrario, no se puede descartar que vuelva a haber nuevos rounds de corrida cambiaria y presiones sobre el dólar".
"En la esfera monetaria y financiera, el dólar probablemente prosiga encareciéndose en términos nominales. O sea, habría que descartar ingreso de capitales y baja nominal del tipo de cambio. Paralelamente, la inflación mantendrá tendencia alcista durante los próximos meses. Lainflación debería ganarle al dólar en el promedio de la segunda mitad del año, ya que la actual devaluación es récord y el tipo de cambio real es el más sobre depreciado de los últimos años, erosionando la competitividad vía precio", resume el informe de Economía & Regiones.
Según la consultora, en los próximos trimestres habrá "variaciones desestacionalizadas negativas, con menos inversión, caída del consumo, recesión, destrucción de empleo (informal y formal), aumento del desempleo (dependiendo que suceda con la PEA) y más pobreza e indigencia".
¿Por qué hay y puede resurgir la corrida cambiaria? De acuerdo a E&R esto puede volver a suceder porque "no se arreglan los problemas de fondoque originan la corrida cambiaria". 

"Una corrida cambiaria son los agentes económicos huyendo del peso y refugiándose en el dólar. O sea, para parar de 'verdad' la corrida cambiaria hay que corregir o eliminar las razones que hacen que el público le escape al peso y se vaya al dólar. Todo lo demás, es 'parche' circunstancial; es decir actúa sobre las consecuencias y no las causas", finaliza el informe.

Fuente: iProfesional

lunes, 9 de julio de 2018

Norberto Galasso: La independencia es una lucha de todos los días

Sin espacio para lujos, protocolos ni autoindulgencias. El estudio de Norberto Galasso en Parque Chacabuco es casi un reflejo de su vida. Libros, biblioratos, libros, cajas archivo, libros, un escritorio, libros, dos sillas, libros, alguna que otra cosa y más libros. Ese espíritu de biblioteca popular, de espacio que circula en paralelo al tiempo, se ve y se respira a cada segundo. Es el que alimenta un recorrido que lleva casi 80 años y siempre lo encontró del mismo lado: peleando por los que menos tienen. Historiador, periodista, militante y consecuente como muy pocos, Galasso es una referencia siempre enriquecedora a la hora de hablar del pasado, presente y futuro de nuestro país.
Se recibió de contador público en 1961. Pero la pasión les ganó a los títulos y a las circunstancias. Su fervor político y su obsesión por nuestra historia hicieron que construyera una obra de más de cincuenta libros que incluye ensayos, antologías y estudios histórico-políticos. Los más influyentes son Seamos libres y lo demás no importa nada. Vida de San Martín; Perón. Formación, ascenso, caída (1893-1955); Perón. Exilio, Resistencia, retorno y muerte (1955-1974), y De la Banca Baring al FMI. Historia de la deuda externa argentina. En breve comenzará a escribir la continuación de este último para dejar constancia del desendeudamiento de la era kirchnerista y del festival hipotecario de Cambiemos.
Heredero del espíritu de Rodolfo Puiggrós, John William Cooke y Arturo Jauretche, Galasso desarrolló su visión de la independencia argentina para Caras y Caretas sin impostar una falsa objetividad.
–La declaración de la Independencia el 9 julio de 1816 fue un proceso complejo. ¿Cómo se llegó a esa construcción?
–La independencia fue y sigue siendo un proceso complejo. Para atrás y para adelante. Yo adhiero a la corriente historiográfica de Juan Bautista Alberdi. Empecemos por el principio: la Revolución de Mayo no fue independentista. Fue una revolución democrática que involucró a criollos y españoles en la que se sacó a un virrey para poner a gobernar a una junta popular. Eso explica que la Primera Junta haya jurado por Fernando VII, la presencia notoria de españoles en esa junta y que la bandera española haya flameado en el fuerte de Buenos Aires hasta 1814, entre muchas otras cosas. Estas particularidades no son conocidas o contempladas por mucha gente debido a que la historia mitrista las ocultó. Se pudo acceder a ellas en 1960 cuando se abrió al público la Biblioteca de Mayo y aparecieron múltiples documentos que habían sido ignorados o escondidos. En la asamblea de 1813, realizada en Buenos Aires, tampoco se declara la independencia. Ese objetivo recién se activaría con mayor decisión por un hecho político exterior.
–¿Qué hecho político externo aceleró la independencia?
–Desde 1808 España vivía una revolución democrática que tomaba muchos de los idearios franceses. Frente a la invasión de Napoleón, que había tomado como prisionero a Fernando VII, el pueblo decidió gobernarse en juntas. Una de las más famosas era la Junta Central de Sevilla. Esa junta declaró que las tierras de América no eran colonias, sino provincias. Algo que el mitrismo tampoco dio a conocer. Pero esa situación cambia drásticamente en 1814. Una carta de Gervasio de Posadas a San Martín lo deja muy claro. Posadas anoticia a San Martín de que Fernando VII volvió al poder pero encarnando los más rancios idearios del absolutismo. Sus postulados más liberales habían quedado en el pasado. “La derrota de Napoleón nos ha puesto en los cuernos del toro. Ahora debemos cambiar nuestra política”, le dijo, palabras más, palabras menos, Posadas a San Martín. A partir de entonces la independencia se hace ineludible y San Martín pone todas sus energías en ella. Este cuadro de situación hace que España envíe por primera vez tropas para sofocar los movimientos independentistas en 1814. Fue entonces cuando la flota de Fernando VII llegó a Venezuela y derrotó a Bolívar. Afortunadamente, la otra parte de la flota que tenía como destino el Río de la Plata nunca llegó, hasta hoy por motivos desconocidos.
–Las posturas en las Provincias Unidas del Río de la Plata no eran uniformes.
–Claro. San Martín creó el Ejército de los Andes y va madurando su estrategia. Pero no todos lo acompañan. En 1815 José Gervasio Artigas presidió el Congreso de Oriente en lo que hoy es Concepción del Uruguay (en aquel entonces conocido como Arroyo de la China), donde se lo declara Protector de los Pueblos Libres. Desgraciadamente, no hay actas de los resultados definitivos. Pero se estima que se declaró la independencia de La Liga de los Pueblos Libres con votos de Entre Ríos, Corrientes, Santa Fe, Córdoba y la Provincia Oriental.
–¿Quiénes participaron del congreso que declaró la independencia en 1816?
–Representantes de Buenos Aires, Tucumán, Santiago del Estero, La Rioja, Catamarca, San Luis, Mendoza, Jujuy, Charcas, Chuquisaca, La Paz y el Alto Perú. Esto indica que había un espíritu americanista. Pero no van Entre Ríos, Corrientes ni la Banda Oriental. Y Córdoba está a punto de ir y finalmente no acude. Esto tenía que ver con la fuerte influencia de Artigas. El objetivo del Congreso de Tucumán era proclamar la independencia y dar una constitución. Pero Belgrano llega de España con la noticia del vuelco absolutista de Fernando VII, se comprende que habrá una fuerte resistencia a cualquier intento independentista y comienzan a barajarse alternativas. Una de las más fuertes fue la de crear una monarquía incaica. Esa idea de Belgrano no fue una declinación. Fue una estrategia integradora que San Martín vio con muy buenos ojos. Esa idea incluía declarar la capital en Cuzco, algo muy interesante en aquel momento, para neutralizar la influencia de Inglaterra. Se vota la Independencia, pero Buenos Aires rechaza esta postura y se termina imponiendo. Anchorena aduce, palabras más, palabras menos: “No puede ser que tengamos un monarca de la casta color chocolate, ¿dónde lo van a encontrar? En alguna toldería del Alto Perú. Roñoso y patasucia”. La postura de Buenos Aires también logra neutralizar que se dicte una constitución. Posterga el debate y recién se materializará en 1819. Desgraciadamente, fue una constitución totalmente unitaria que favorecía a los sectores económicos más poderosos.
–San Martín tampoco la tuvo fácil para encontrar apoyos y liberar Chile y Perú.
–Así es. Buenos Aires no alienta tanto espíritu solidario. Pero San Martín era una gran mente militar, pero también política. Hasta se da cuenta de que no podía llegar a Chile con la bandera de un país recién independizado porque se podía interpretar como una invasión. Por eso creó la bandera del Ejército de los Andes. Él entendió perfectamente cómo debía moverse en Chile y en Perú. Chile estaba en plena efervescencia por la resistencia de Manuel Rodríguez Erdoíza, que era un patriota democrático al estilo de Mariano Moreno. Rodríguez Erdoíza ya tenía dos provincias levantadas cuando llegó San Martín. Y cuando San Martín llegó a Perú inmediatamente se le sumaron fuerzas guerrilleras que resistían al virrey De la Pezuela. Aunque a muchos historiadores no les guste reconocer a esas fuerzas irregulares.
–¿Cuándo podemos hablar de una independencia concreta en la Argentina?
–Hay que diferenciar la independencia meramente formal de la real. Desgraciadamente, esta última sólo la vivimos en lapsos muy puntuales de nuestra historia. Ya desde Rivadavia hay una licuación notable de independencia. No olvidemos que una de sus personas de mayor confianza, Manuel José García, era prácticamente un agente inglés. De Rivadavia no hay pruebas para decir lo mismo, pero actuaba como tal. Rivadavia es el responsable del empréstito Baring, el primer gran endeudamiento del país, un contrato firmado bajo unas condiciones brutalmente leoninas que no fue otra cosa que una eficaz arma de dominación.
–¿En qué momentos usted vislumbra una Argentina independiente?
–Los gobiernos de Rosas tuvieron medidas interesantes. El patriotismo de la batalla de la Vuelta de Obligado es innegable. Pero tampoco podemos olvidar algunas decisiones a favor de sus intereses ganaderos que no fueron las mejores. Hay una historia de Hipólito Yrigoyen antes de asumir que es muy elocuente. El embajador inglés le solicitó una audiencia y una vez concretada le pidió la lista de ministros de su futuro gabinete. Yrigoyen se negó y el embajador insistió explicándole que era “una costumbre de todos los gobiernos argentinos”. “Entonces esa costumbre ha terminado”, le respondió Yrigoyen, que luego declararía la neutralidad en la Primera Guerra Mundial. Fue un gesto de gran independencia al que le siguieron otros, aunque lamentablemente los radicales siempre tienen ciertas vacilaciones. Otro período de independencia tiene que ver con el peronismo y el 17 de octubre. Allí se inaugura la incorporación de las clases populares a la vida política. Perón clausura la deuda externa y desiste de ingresar al FMI. Al mismo tiempo toma múltiples decisiones estratégicas que potencian el mercado interno y nuestra soberanía. Desgraciadamente, el golpe del 55 tira por tierra gran parte de esos logros y reinicia el proceso de endeudamiento. Arturo Illia tiene algunos gestos interesantes, pero no tanto como para garantizar verdaderas elecciones democráticas. El proceso que se inicia en 1973 retoma los ideales independentistas, pero está muy salpicado por las luchas internas en el peronismo y finalmente se trunca con la muerte de Perón. El golpe del 76 directamente nos transformó en una semicolonia de los Estados Unidos.
–¿Cómo caracterizaría el período kirchnerista?
–Como una etapa de independencia. Cuando Néstor Kirchner le paga al FMI los 9.600 millones de dólares se termina la injerencia de ese organismo en nuestro país. Yo siempre estuve por el no pago, por una ley de ilegitimidad. Pero hubo varias decisiones de gobiernos anteriores que la hicieron difícil de implementar. Menem con el Plan Brady aceptó la legitimidad de una deuda espuria. La estrategia de los bancos de darles los bonos a particulares también complicó la situación. La estrategia de Kirchner logró una quita del 60 por ciento y la de Ecuador, que fue por el lado de la ilegitimidad, obtuvo prácticamente lo mismo. Tanto Néstor como Cristina Fernández avanzaron en múltiples medidas soberanas.
–¿Cómo definiría al macrismo?
–Desgraciadamente, es un gobierno dominado por el revanchismo y un odio de clase muy grande. Hay mucho del 55 en Cambiemos. Es un gobierno atendido por sus propios dueños que escucha sólo sus propios intereses. El pago a los buitres es escandaloso y abre la puerta a juicios incalculables. La deuda vuelve a ser el eje que nos condiciona y pulveriza nuestra independencia. Vivimos en tiempos de un embate imperial muy fuerte que se siente en toda la región. Me duele mucho que este gobierno haya sido votado por los sectores medios y algunos populares. Los sectores medios se dejan llevar por el individualismo. Cuando yo era chico vivíamos en un conventillo. A mi mejor amigo del conventillo le fue muy bien. Se compró una casa acá, otra en Mar del Plata, un coche a cada hija y más. Todo eso durante el peronismo. Después nada. Él decía que le fue bien porque era muy inteligente y que después tuvo mala suerte. Una tía mía fue muy clara: “¿O sea que vos eras un pelotudo, llegó el peronismo y te hiciste inteligente, y después volviste a ser un pelotudo?”. Hay gente a la que le cuesta mirar más allá de ellos mismos y que incluso atacan sus propios intereses.
–¿Qué conclusión podemos sacar a 200 años de la declaración de nuestra independencia?
–Que la independencia es una lucha de todos los días. No la garantiza votar ni el sistema democrático. Por eso hay que seguir peleando.
Fuente: Marcos Puerta para Caras y Caretas

domingo, 8 de julio de 2018

La japonesita que a los 8 años hace los temas de Led Zeppelin como John Bonham



Conseguimos batera para hacer temas de Zeppelin, se llama Yoyoka Soma, tiene 8 añitos y es japonesa. De esta manera anunciamos oficialmente que es la nueva incorporación a nuestra flamante banda "Economic Turbulence". Próximamente en el circuito callejero!.. jajajj!!