viernes, 27 de marzo de 2020

Desde Argentina, Alberto Fernández pidió al G20 crear un fondo de emergencia mundial

En medio de permanentes medidas que toma su administración para contener la crisis por la pandemia del COVID-19, el presidente argentino, Alberto Fernández, propuso a los líderes del Grupo de los 20, desarrollar un Fondo de Emergencia Humanitaria. En la videoconferencia que se llevó adelante en la mañana porteña de hoy en la residencia de Olivos, el mandatario expresó que "de esta pandemia del Coronavirus nadie se salva solo".
El titular del Ejecutivo pidió “un gran Pacto de Solidaridad Global”, en la reunión extraordinaria que convocó a las principales economías del planeta para analizar los efectos del Coronavirus a nivel global y debatir estrategias coordinadas para hacer frente al fenómeno infeccioso que mantiene en vilo al Planeta.
“La urgencia que marcan las muertes, nos obliga a crear un Fondo Mundial de Emergencia Humanitaria que sirva para enfrentar, mejor equipados de insumos, el contexto que vivimos”, acotó Fernández y agregó, "enfrentamos el dilema de preservar la economía o la salud de nuestra gente. Nosotros no dudamos en proteger integralmente la vida de los nuestros”.
Durante su intervención, el jefe de Estado local manifestó que: "El tiempo de los codiciosos ha llegado a su fin. Como enseña el Papa Francisco, tenemos que abrir nuestros ojos y nuestros corazones para actuar con una nueva sensibilidad”.
En la comunicación que se dio tecnología mediante, los líderes mundiales abordaron cuestiones vinculadas al impacto en la salud, la economía, el comercio y la cooperación internacional.
Junto al titular del Ejecutivo rioplatense estuvieron su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; los ministros de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Felipe Solá; el responsable de la cartera económica, Martín Guzmán; y el Secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello, con el Secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz.
Los líderes de las veinte economías más grandes del Mundo buscan respuestas coordinadas a nivel global para hacer frente a la pandemia y, a su vez, analizar sus implicancias a nivel social y económico.
Este miércoles, el Banco Mundial anunció un apoyo de 300 millones de dólares para la Argentina, para asistencia social en medio de la lucha contra el Coronavirus.
En tanto, la titular del FMI, Kristalina Georgieva, dijo esta semana que, para lograr la sustentabilidad, el país necesita reducir los pagos de la deuda externa durante la próxima década entre US$ 55.000 y 85.000 millones, en base a los datos relevados por el equipo técnico del organismo, en la última visita al país.
Este fue el discurso completo del presidente Fernández frente a sus pares del G-20:
Nos convocamos en un momento único de la historia que nos impone actuar con valentía.
No debemos paralizarnos ni temer. Mucho menos podemos resignarnos.
Tenemos que dar una respuesta creativa en este presente que nos ha tocado en suerte.
No hay lugar para demagogias ni improvisaciones. Enfrentamos el falso dilema de preservar la economía o la salud de nuestra gente. Nosotros entendemos la economía pero no dudamos en proteger integralmente la vida de los nuestros.
Con esa convicción, hemos tomado decisiones en Argentina a partir de la mejor evidencia científica disponible. Así lo seguiremos haciendo.
Quisiera que todos compartan nuestra visión. Estoy convencido que no seremos eficaces si no aceptamos que el mundo ha cambiado para siempre.
Poder sortear esta crisis y enfrentarnos a ese mundo que nace, nos exige diseñar y suscribir un gran Pacto de Solidaridad Global.
Nada será igual a partir de esta tragedia. Tenemos que actuar juntos, ya mismo, porque ha quedado visto que nadie se salva solo.
La urgencia que marcan las muertes, nos obliga a crear un Fondo Mundial de Emergencia Humanitaria que sirva para enfrentar, mejor equipados de insumos, el contexto que vivimos.
La investigación sobre el COVID 19, el conocimiento científico y médico, también debe ser un bien público global.
El tiempo de los codiciosos ha llegado a su fin. Como enseña el Papa Francisco, tenemos que abrir nuestros ojos y nuestros corazones para actuar con una nueva sensibilidad.
Estas decisiones no pueden quedar libradas a la lógica del mercado, ni preservadas a la riqueza de individuos o naciones. Es hora de aprovechar este momento único para crear soluciones económicas tan extraordinarias como extraordinarios son los problemas sociales que atravesamos.
Celebro que el FMI y el Banco Mundial adviertan el ocaso del presente. Celebro que reconozcan lo insostenible de las deudas que soportamos los países más postergados.
Debemos desafiar este presente con el mismo coraje que tuvo este G-20, cuando asumió el daño causado por los paraísos fiscales, por el endeudamiento voraz y por la concentración de la riqueza.
El secreto del futuro pasa por diseñar políticas que resguarden el empleo, la producción y las mejores condiciones de vida usando todas las herramientas económicas para proveer liquidez global.
Como nunca antes, nuestra condición humana nos demanda solidaridad. No podemos quedar pasivos frente a sanciones que suponen bloqueos económicos que solo asfixian a los pueblos en medio de esta crisis humanitaria.
Sin mesianismos ni prepotencias debemos iniciar un tiempo de diálogo global que a todos contenga.
De ese modo, la humanidad superará esta pandemia. Pero lo que además logrará es acabar con el vicio de la exclusión social, la depredación ambiental y la codicia de la especulación. Muchas gracias.
Fuente: Juan Pablo Peralta para la Agencia Internacional Globatium.com y ECMC Noticias México-Argentina-España-Brasil-EE.UU.

jueves, 26 de marzo de 2020

Casa Blanca trabaja en las directrices para los Estados sobre las medidas de distanciamiento social

La Casa Blanca está trabajando para publicar pronto directrices que ayuden a los funcionarios estatales y locales a tomar decisiones sobre la relajación, el mantenimiento o el aumento del distanciamiento social y otras medidas de mitigación destinadas a detener la propagación de la pandemia del virus del PCCh (Partido Comunista Chino).
El presidente Donald Trump anunció dicho proceso en una carta enviada a los gobernadores el 26 de marzo. Las directrices se basarán en pruebas locales del virus del PCCh. Los niveles de propagación en cada condado pueden ser usados para tomar decisiones sobre medidas de contención.
Las directrices están en línea con el plan de Trump de comenzar a abrir los Estados Unidos para la Pascua del 12 de abril. La propagación de la permanencia en el hogar y otras órdenes estatales y locales han asfixiado la economía de los Estados Unidos. La mañana anterior a la publicación de la carta de Trump, el Departamento de Trabajo reportó un número récord de reclamos por desempleo.
“Todavía hay una larga batalla por delante, pero nuestros esfuerzos ya están dando sus frutos. A medida que mejoramos las protecciones contra el virus, los estadounidenses de todo el país esperan que pronto llegue el día en que puedan reanudar su vida normal, económica, social y religiosa”, escribió Trump.
The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y el mal manejo del PCCh permitió que el virus, que surgió por primera vez en la ciudad central china de Wuhan, se propagara por toda China antes de que se transmitiera a todo el mundo.
La administración utilizará los datos recogidos de las pruebas generalizadas para determinar si los condados son de alto riesgo, de riesgo medio o de bajo riesgo. Es probable que las directrices se deriven de las clasificaciones de riesgo.
“A medida que las pruebas nos dan más información sobre quién ha sido infectado, estamos rastreando el virus y aislándolo para prevenir una mayor propagación”, escribió Trump. “Esta nueva información impulsará la siguiente fase de nuestra guerra contra este enemigo invisible”.
El número de muertes por el virus del PCCh superó las 1000 el 26 de marzo. Nueva York es el epicentro del contagio en EE.UU. con más de 30,000 casos confirmados y 285 muertes. Trump señaló que el virus ha infligido una gran carga al país, pero se mantuvo optimista.
“Varios de nuestros conciudadanos han sucumbido trágicamente a sus estragos, mientras que muchos más están luchando por sus vidas”, escribió Trump. “En su honor, nos comprometemos a reunir todos los recursos y poderes que tenemos para superar y vencer esta amenaza”.
“A través de todo esto, estoy profundamente inspirado por la dedicación inquebrantable de los americanos en todos los estados que se están uniendo para derrotar el virus. Espero ser testigo de ese mismo espíritu ilimitado que impulsa nuestra recuperación y nos devuelve rápidamente al camino de la salud, la seguridad y la prosperidad excepcionales para todos”.
Fuente: La Gran Epoca

miércoles, 25 de marzo de 2020

Los argentinos en cuarentena: ¿se trabajan más horas haciendo home office que desde la oficina?

Los trabajadores argentinos que hoy en día, en plena etapa de aislamiento social obligatorio para prevenir el coronavirus, tienen la fortuna de poder continuar trabajando desde sus hogares (en lugar de tener que concurrir a la fábrica, comercio, o directamente perder sus ingresos) están en muchos casos aprendiendo por primera vez a realizar 100% de home-office.

Pero en la semana de cuarentena obligatoria que lleva la Argentina, muchos de ellos también tienen la sensación de que de esta forma dedican más horas a tareas laborales que cuando concurren al lugar del trabajo.

La consultora de personal, Adecco Argentina, salió a encuestar a 4635 empleados locales que hoy están teletrabajando para conocer la verdad sobre cómo se sienten al cumplir estas obligaciones desde sus casas.

 

Y sorprendentemente 4 de cada 10 consultados contestaron que no, que dedican a su empleo la misma cantidad de horas que cuando lo hacen de forma presencial.

Solo un 18% admitió relajarse más y trabajar menos horas. La mayoría entonces, el 42% le dedica más horas al trabajo desde su casa que en la oficina.

No obstante, 6 de cada 10 encuestados afirmaron que trabajan más relajados desde su casa que yendo a la oficina. Para el 28% es lo mismo, y para un 11% trabajar desde el hogar le resulta más estresante.

Para el 56% trabajar en modalidad "home office" es algo totalmente nuevo, mientras que el 44% ya lo hacía esporádicamente. Frente a esta cuarentena total, si pudiera elegir, el 56% preferiría hacer home office sólo algunos días a la semana, el 25% optaría por trabajar siempre desde su casa, mientras que el 19% es más tradicional y prefiere su oficina o lugar de trabajo.

 

Mitos y realidades: ¿cuáles son los beneficios de trabajar desde casa?

Mitos y realidades del home office

Mitos y realidades del home office

Al consultarles si se cambian de vestimenta para trabajar desde casa, el 68% sí lo hace, se saca el pijama o la ropa de dormir, pero se pone algo cómodo (ojotas, short, joggineta, calzas, etc.). El 18% admite que se queda en pijama o ropa de dormir todo el día y el 14% se cambia como si fuera a trabajar a la oficina.

Trabajar en un espacio cómodo es fundamental y, frente a esto, el 47% está preparado para ello, ya que cuenta con un escritorio de trabajo. El 31% utiliza alguna mesa donde haya espacio, el 17% usa cualquier espacio de la casa que le resulte útil y el 4% aprovecha estar en casa y trabaja desde su cama o desde un sillón.

 

Al consultarles si comían más cuando trabajaban todo el día en casa, casi la mitad (45%) respondió de manera afirmativa. Lo positivo es que el 75% dice comer más sano porque puede tener más control sobre lo que cocina. El 22% admite no poder comer sano, ya que almuerza algo rápido mientras trabaja, y el 2% pide delivery de comida sana.

Durante la cuarentena, el 40% de los argentinos sigue sus rutinas de actividad física en la casa, sin embargo, otro 38% no lo hace. El 22% de los encuestados no realizaba actividad física antes de la cuarentena.

De los encuestados con hijos, el 48% admite equilibrar su vida familiar correctamente, mientras que para el 31% depende del día y la rutina de trabajo, y para el 21% es prácticamente imposible hacerlo.

Fuente: iProUP

lunes, 23 de marzo de 2020

La necesidad de medidas sanitarias urgentes para villas y asentamientos.

La declaración de pandemia efectuada con fecha 11 de marzo de 2020 por la Organización Mundial de la Salud, en virtud del número de personas infectadas por el virus COVID-19 a nivel global y la decisión del Estado de declarar la emergencia pública en materia sanitaria, nos lleva a reflexionar necesariamente en torno a la eventual expansión y circulación local del virus en la población de las villas y asentamientos precarios, en los cuales también se ha expandido el dengue y la tuberculosis.

En nuestros barrios, las responsabilidades del Estado se acentúan en cuanto a la vulneración de derechos sociales de manera preexistente, que se patentiza en omisiones respecto a la provisión de vacantes escolares, vivienda, alimentos, medio ambiente, y obviamente asistencia sanitaria.
La escuela, la vivienda y la salud están muy deterioradas, los espacios de promoción (entre ellos las artes y el deporte, por ejemplo) se vuelven inaccesibles ante la crisis económico-financiera, donde el desempleo y el subempleo crece, mientras la capacidad de contención estatal y de la sociedad civil baja notoriamente.
En nuestros barrios las ambulancias no ingresan si no es con una fuerza de seguridad, las vacantes escolares de nivel inicial y nivel primario son insuficientes. El incentivo para mantener la escolaridad secundaria es insuficiente desde los organismos estatales.
El sistema de salud se limita a la atención primaria. Actualmente, a esta injusticia social naturalizada, que evidencia una vulneración de derechos preexistente, se suma la epidemia de dengue en muchos barrios ante la falta de medidas preventivas por parte del Estado durante el invierno, y se agrega la eventual expansión y circulación local de un virus de alto contagio, y fuerte comorbilidad. Muchas de las medidas preventivas aconsejadas por las autoridades sanitarias gubernamentales en materia de dengue (no acumular agua) o en materia del “Coronavirus” (lavarse las manos varias veces por día con agua y jabón, usar alcohol en gel, limpiar superficies de contacto frecuente con agua y lavandina, aislarse catorce días ante la presentación de síntomas, entre otras), resultan de imposible o de muy difícil cumplimiento, en barrios donde existe un fuerte déficit de agua potable, de calidad de agua segura, y donde muchas personas viven en los pasillos de los barrios sin acceso a condiciones elementales (adolescentes y jóvenes afectados por el paco, por ejemplo), y solamente acceden a la alimentación a través de comedores comunitarios. Existe una responsabilidad comunitaria, y de la propia iglesia cristiana, que llevamos adelante promoviendo y articulando acciones.

Sin embargo, la responsabilidad estatal no puede diluirse ni eximirse por el trabajo de muchas vecinas y vecinos que ponen el cuerpo a quienes más sufren en las villas y asentamientos. Desde esta Comisión de Derechos Humanos por la Inclusión queremos expresar nuestra alta preocupación al no visibilizarse una política pública destinada a determinar cómo se dará cumplimiento a las medidas preventivas sanitarias que difunden las autoridades gubernamentales, tendientes a resguardar el derecho a la salud de la población de nuestros barrios, donde existe una vulneración preexistente de los derechos sociales. Pedimos a los poderes ejecutivos nacional, provinciales y municipales a adoptar medidas específicas para villas y asentamientos, tendientes a poder cumplir con las medidas preventivas sanitarias, estableciendo las condiciones de hábitat que son necesarias, y brindando la prestación de los recursos materiales necesarios en salubridad, higiene, agua segura y alimentación a la población, en especial a los comedores comunitarios que no pueden dejar de brindar su asistencia a adultos y niños.
En materia de salud específicamente, es necesario -durante esta emergencia- ampliar los días (a sábado, domingo, y feriados) y los horarios de atención de los Centros de Salud cercanos a nuestros barrios; como también contemplar que los módulos hospitalarios móviles -anunciados por las autoridades nacionales-, se ubiquen en las cercanías de villas y asentamientos. Entendemos que las circunstanciales actuales de la emergencia sanitaria en nuestros barrios (COVID19 y dengue) nos ha sobrepasado a todas y a todos, por lo que corresponde priorizar la búsqueda de acuerdos y las propuestas de soluciones, para cual proponemos la inmediata conformación de mesas de trabajo o comités de crisis en cada jurisdicción del país, con participación vecinal, que permitan consensuar y efectivizar medidas eficaces en nuestros barrios.
19 de marzo de 2020. Comisión de Derechos Humanos por la Inclusión (Presbítero José María “Pepe” Di Paola; Presbítero Lorenzo “Toto” De Vedia; Presbítero Carlos “Charly” Olivero; Hermano salesiano Mario Daniel “Coco” Romanín; Hermana Cecilia Lee; Hermana Yolanda Galka; Hermana Marta Pelloni; María Elena Acosta; Ángela García Elorrio; Gustavo Barreiro; Dr. Alberto Palacio; y Dr. Gustavo Daniel Moreno)
Fuente: Mundo Villa

domingo, 22 de marzo de 2020

Siempre se aprende de los grandes, y no sólo de edad. Uno de ellos, Antonio Crudo

Hace nueve años en las calles de Buenos Aires "movileando" como siempre para alguna emisora: Antonio Crudo para Radio Rivadavia y yo, en ese momento, para la LR1, Radio El Mundo. Nuestra pasión sigue intacta y nuestros espíritus también, porque donde sea que nos toque trabajar estaremos disfrutando lo que hacemos, ejercer nuestro oficio de periodistas que nunca se olvidan de patear la lleca..

sábado, 21 de marzo de 2020

La fruta del Patio de las Palmeras en Casa Rosada

El último jueves de trabajo en Casa Rosada degusté estos dátiles, conocidos como caramelos del Palmar, que dan las propias palmeras del patio central alrededor de la histórica fuente se Balcarce 50. Son dulces y ácidas a la vez, y con ellos en Uruguay se hace el poderoso Licor de Butiá casero. Así se denomina a ese fruto en ese país y Entre Ríos.