jueves, 24 de marzo de 2016

El neoliberalismo nos hace creer que el explotado no es revolucionario sino un depresivo