lunes, 23 de noviembre de 2015

Las 10 máximas de Frank Underwood


Frank Underwood es sin duda uno de los personajes más maquiavélicos de la historia de las series. De hecho, es el anti-héroe del streaming. Netflix soltó en febrero la segunda temporada completa de "House of cards" y para algunos, entre quienes me incluyo, la continuación superó a la primera parte. Nuevamente vimos al personaje de Kevin Spacey acabar con todos los que lo rodeaban para alcanzar su más preciado objetivo: la presidencia de los Estados Unidos. Aunque, siendo más exactos, ese sillón no es más que el símbolo de su verdadera obsesión: el poder absoluto para tener a todos a sus pies. En la tercera temporada tendrá que ser aún más despiadado para cerrar los cabos sueltos. Pero al menos ya dejó en claro que está donde quiere estar. "Y la cacería comienza..." Hagamos un repaso por su personalidad y sus acciones con estas frases.

1. "La demoracia está sobrevalorada". Frank deja de ser congresista y es nombrado vicepresidente. Entonces levanta la mano y dice a la cámara: "A un paso de la presidencia, y ni un solo voto emitido en mi nombre. La democracia está muy sobrevalorada".

2. "El poder se parece mucho a las bienes raíces. Es todo sobre ubicación, ubicación, ubicación. Mientas más cerca estés de la fuente, mayor será el valor de tu propiedad. Cuando la gente vea estas fotos siglos más tarde, ¿a quién verán sonriendo al borde del cuadro?". Francis ya tenía claro su objetivo desde el juramentación del presidente.

3. "Qué desperdicio de talento. Él eligió el dinero en vez del poder, un error que en este pueblo casi todos cometen. Dinero es la gran mansión en Sarasota que empieza a caerse a pedazos luego de diez años. Poder es el viejo edificio de roca que resiste por siglos. No puedo respetar a alguien que no entienda la diferencia". Frank habla sobre Remy Denton, quien solía trabajar para él pero luego pasó a las filas de Reymond Tusk, el millonario empresario que es amigo cercano del presidente.

4. "Hay dos tipos de dolor. El que te hace fuerte y el inútil, el que sólo te hace sufrir. Yo no tengo paciencia para las cosas inútiles". Desde el primer capítulo queda clara la manera práctica de pensar y actuar de Underwood. "Momentos como este requieren a alguien que actúe, que haga lo desagradable, lo necesario" es parte también de estas líneas.

5. "Solo hay una regla: cazar o ser cazado". Underwood la tiene clara. "Para los que escalamos a la cima de la cadena alimenticia, no puede haber misericordia" es la frase que le antecede. Esta regla le servirá en su maratónica pelea contra Raymond Tusk, el empresario poderoso que es amigo del presidente. Ambos luchan por desacreditar y tirarse abajo al otro. Dos peces gordos. Frank lo retrata así: "Él entiende la diferencia entre dinero y poder. Eso es precisamente lo que lo hace peligroso. Él no mide su riqueza en jets privados, sino en almas compradas".

6. "Quizás lo he llevado demasiado lejos, lo cual es preocupante. Los amigos son los peores enemigos". Incontables veces Frank ha usado a supuestas amistades para sus propios y egoístas fines. Basta recordar, por ejemplo, a Peter Russo o al mismo presidente. Conocer de cerca a alguien puede ser usado en su contra. Queda en la memoria la frase de Freddy, el cocinero: "Sólo fuiste un buen cliente. No pretendas ser mi amigo, Frank". También la del mismo Underwood: "Yo no uso a la gente a no ser que luego pueda deshacerme de ellos".

7. "Lo que un mártir anhela más que nada es una espada en la que caer. Así que afilas la espada, la mantienes en el ángulo correcto y entonces 3, 2, 1...". Francis no solo es capaz de pasar encima de cualquiera que se interponga en su camino, también lo es de aceptar la culpa aunque sea inocente. Por supuesto, con el fin de lograr un objetivo mayor. Aquí la escena luego de filtrar el proyecto de Educación.

8. "Si te quieres ganar mi confianza, entonces tendrás que ofrecerme la tuya a cambio". Underwood en una de sus tantas disputas con Tusk. Rechaza su ofrecimiento advirtiendo que lo que el empresario quiere es comprarlo.

9. "Siempre he detestado la necesidad de dormir. Al igual que la muerte, pone incluso a los hombres más poderosos de espaldas". El incansable y obsesivo vicepresidente luego de, irónicamente, aconsejar al presidente que descanse un rato. Los cuestionamientos al trabajo del mandatario eran cada vez mayores. Por supuesto, por obra bajo la manga de Frank. "El presidente es como un árbol solitario en un campo vacío. Se apoya en cualquier dirección hacia donde el viento sople", opina alguna vez sobre él.

10. "No somos nada más ni nada menos que lo que escogemos revelar de nosotros".

Frank es un hipócrita por profesión. Él lo sabe. En otro momento afirma dirigiéndose al espectador: "Quizá crean que soy un hipócrita. Pues deberían". Un tipo como Frank Underwood necesita socios demasiado leales. Y más allá de Doug Stamper, un trabajador fiel y muy útil, pero desechable al fin y al cabo, está Claire, su esposa y su confidente. "Amo a esa mujer. La amo más de lo que los tiburones adoran la sangre". Claire es interpretada por Robin Wright, quien ganó un Emmy por este papel. Ella es capaz de incluso dejar de lado -momentáneamente- sus objetivos por el objetivo mayor que tienen en pareja. Y puede ser tan despiadada como él. "Estoy dispuesta a dejar que tu bebe muera dentro de ti si eso es lo que tengo que hacer". Y, finalmente, una frase tan poderosa como él y que describe perfectamente la relación que tuvo con la periodista Zoey Barnes. "Un gran hombre dijo una vez: 'Todo se trata de sexo, excepto el sexo. El sexo se trata de poder" (original de Oscar Wilde).

Fuente: TV+